martes, 17 de diciembre de 2013

Tiempo y silencio, Cesarea Evora y Pedro Guerra


El gusano trepó y trepó hasta llegar a la cima de un arbusto,
sintió que era poderoso y podría controlar el mundo.
Sintiendose rey pretendió imponer con rigor normas descabelladas.
Hizo a su antojo por un tiempo,maltrató a los demas,
hasta que al fin, alguien fumigó el jardín.
Los gusanos miserables  pierden de vista las maravillas del mundo.
Y terminan sus días retorciendose de dolor.




3 comentarios:

AMBAR dijo...

Hola Hermosa.
Que tal te encuentras? espero que bien, yo, de maravilla al escuchar esta canción que es una de las que más me gusta de ella, hasta me olvidé de los inmundos gusanos miserables, gracias.
Feliz Navidad, ahora y siempre, a Ti,
Pequeña Particular de Energía Universal del Cosmos
A Ti, que en este preciso instante me lees
Te Amo, por ser hebra del hilo que teje el tapiz de la vida
Soy porque somos, porque somos soy
Amar y ser Amado, es la misión del Alma
Amarte y saber que me Amas...
Es suficiente.
Ambar

Verónica O.M. dijo...

Ana, un cuento con una moraleja a tener en cuenta.
Besos

AMBAR dijo...

Siento que esto ya se ha quedado crónico, otra vez no se ha actualizado, hasta el día 31 no volveré a visitar, pero de ninguno de vosotros me olvido, me doy una vuelta por todos los que me es posible, pero si alguno me queda, sepáis que a todos os llevo en el corazón, no solo en estas fechas, sino todos los días del año.
FELIZ NAVIDAD.
Un abrazo
Ambar