lunes, 15 de agosto de 2011

PROCESANDO con Bach




Necesitaría haber venido al mundo con un cupo predeterminado de obstáculos a enfrentar.
Hoy podría decir que ya he completado mi cuota.
Basta ya!

Unos minutos de música para acariciar el alma.
Bach Concierto para oboe y violín en c menor 1060 3er mov.



Cuando creés que la vida ya no debería golpearte más porque ya te dió muchos palos, ella viene con fuerzas renovadas y garrotes.
Arremangarme y seguir adelante que no queda otra.
Disfruten!

6 comentarios:

Mónica dijo...

Me niego a arremangarme Ana, sin antes buscar tablas de salvación, como vos, con tus sabias palabras.

Creo que no me equivoco en llegar hasta aquí.
Muchas gracias.Adelante amiga!

Besitos.te quiero mucho

noah dijo...

Cantares, me arremango contigo, las faldas me llegan a la frente, porque hay que seguir adelante, sin bajar nunca los brazos, la vida se hizo para lucharla, y ahi estamos. :-)

Buena entrada.

Te dejo mi cariño.

Abuela Ciber dijo...

Tal cual!!!!

Por eso los momentos de disfrute hay que hacerlos valer el dobleeeeeee

Hasta que llegue el diá que nos demos cuenta que les podemos pasar por arriba.

Cariños

Anjanuca dijo...

A veces me fascina hasta qué punto podemos aguantar.

Besucos

Anderea dijo...

Un abrazo, Ana.

Estoy oyendo la banda sonora de la entrada anterior. ¡Me gusta! ¡Gracias!

¡Fuerza, preciosa!

Yomisma77 dijo...

Muchos besos, muchos abrazos y toda mi energía positiva y todo mi cariño.

Ánimo tesoro!!!!

SSMMUUAACC!!!!