domingo, 1 de mayo de 2011

Ernesto Sábato "Al Buenos Aires que se Fué"



Me resulta difícil trasmitir lo que siento, para mí no solo se fué el escritor, nos deja huerfanos el hombre que nos hablaba con voz serena explicando los relatos de algunos sobrevivientes, iluminando aquellos días oscuros en los que dabamos los primeros paso en de la democracia recuperada, viendo con horror y asombro lo que estuvo oculto por años y que él junto a un grupo de seres especialmente elegidos lograron plasmar en el informe de la CONADEP

Les dejo un recitado de y por Sabato "Al Buenos Aires que se Fué"



Disfruten el recitado en la voz de Don Ernesto

9 comentarios:

xurxo dijo...

Que bonito homenaje! Te he enlazado.

un saludo.

beker dijo...

Una pena, la marcha de las grandes personas que tanto vacio dejan.

Abrazos sentidos

jose i mari dijo...

Precioso homenaje. UN ABRAZO. Mari Carmen.

azul dijo...

Y el alma del suburbio se quedo sin voz...

Es muy hermoso Cantares, habla en este caso de Buenos Aires,pero tambien habla del pasado y nostalgia, andando por una ciudad que podría tener miles de nombres, hablando de mi u otro ...cuando se acaban los poemas de trenzas , se acaban para todos...

Que lindo escucharlo con ese tono que os hace entrañables ...

Un beso...muy lindo

Lamento su desaparición

Montse dijo...

Hermoso homenaje para un gran hombre. Besitos.

EriKa dijo...

Bonito homenaje a una gran persona.

Besitos.

Abuela Ciber dijo...

Hermoso y sentido homenaje a un ser que como muchos fueron pilares de una época y se proyectan hacia la posteridad.
Cariños

PD Gracias por tus consejos los pondre ya en practica, te dire que de esta tecnologia no se practicamente nada.
Se encarga uno de mis hijos, pero en este momento esta muy ocupado y no puede.
Vere arreglarmelas sola.
Nuevamente gracias por tu apoyo.

Cariños

Lola Mariné dijo...

Se ha ido un gran maestro.
Pero como siempre ocurre con los artistas: nunca se van del todo, nos queda su obra.
BEsos

Anjanuca dijo...

Desde ayer que se me instaló una penita dentro y no me la puedo sacar.

Besucos, amiga.