viernes, 13 de mayo de 2016

Gia Nella Notte Densa - Anna Netrebko - Plácido Domingo




OTELLO - Verdi
Gia nella notte densa
Duo de amor

OTELO
Ya en la noche densa
se extingue todo clamor.
Ya mi corazón estremecido
se amansa en este abrazo y se serena.
¡Que truene la guerra
y se abra el mundo
si después de la ira inmensa
viene este inmenso amor!
DESDÉMONA
¡Mi soberbio guerrero!
¡Cuántos tormentos y esperanzas
nos han llevado a este suave abrazo!
¡Oh! ¡Qué dulce es murmurar juntos:
¿recuerdas?
Cuando me contabas tu vida de exilio,
y tus largos dolores…
yo te escuchaba arrebatada
y con el corazón extasiado.
OTELO
Yo te pintaba el fragor de la pelea
y el gallardo arrojo en el asalto,
agarrado como una horrible hiedra,
a las murallas, entre sibilantes dardos.
DESDÉMONA
Me guiabas hacia las ardientes arenas,
a tu tierra materna;
y narrabas los sufrimientos padecidos
y las cadenas y el dolor del esclavo.
OTELO
Bañaban mi narración tus suspiros
y las lágrimas de tu bello rostro;
descendían sobre mis tinieblas
la gloria y el paraíso para bendecirme.
DESDÉMONA
Y yo veía entre tus sienes oscuras
resplandecer la belleza del genio.
OTELO
Y tú me amabas por mis desventuras
y yo te amaba por tu piedad.
DESDÉMONA
Y yo te amaba por tus desventuras
y tu me amabas por mi piedad.
OTELO
(con dulzura)
Y tu me amabas….
DESDÉMONA
Y tu me amabas…
OTELO
Y yo te amaba…
OTELO, DESDÉMONA
por tu/mi piedad.
OTELO
¡Que venga la muerte!
¡Que me alcance el momento supremo
en el éxtasis de este abrazo!
(El cielo está raso. Se ven algunas
estrellas y sobre la línea del
horizonte el reflejo azulado de la
luna naciente.)
Tal es el júbilo de mi alma, que temo,
no me vuelva a ser concedido
este instante divino
en mi desconocido destino.
DESDÉMONA
Disperse el cielo las angustias
y que el amor no cambie
con el paso de los años.
OTELO
A esta plegaria tuya
que la celeste tropa responda “Amén”.
DESDÉMONA
Responda “Amén”
OTELO
¡La alegría me inunda tan hondamente..
que jadeante me tiendo….
¡Un beso!…
DESDÉMONA
¡Otelo!
OTELO
¡Un beso!…. ¡un beso más!…
Ya las Pléyades en el mar descienden.
DESDÉMONA
Avanzada está la noche.
OTELO
Ven… Venus resplandece.
DESDÉMONA
¡Otelo!

2 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

El ser se estremece ante tanta belleza!!!
Grcias por compartirla
Cariños y buen fin de semana

Pilar V dijo...

Verdi, eterno Verdi