viernes, 19 de diciembre de 2014

Conga del fuego - Dudamel y las orquestas juveniles


Hoy traigo algo muy bello,
un programa que se difunde por el mundo
y ayuda a los niños más vulnerables a tener un futuro mejor,
 a salir de las drogas, los delitos y lo que puedan imaginar
Cuenta con el apoyo de grandes músicos y cantantes liricos
No es un programa politico
Nació hace 40 años de manos del pianista José Antonio Abreu
que formó su primer orquesta de niños en su casa con sus cinco hijos.

La música hace que las mentes infantiles aprendan límites,
compartan y respeten al otro.

José Antonio Abreu Fundador del Sistema de Orquestas
Infantiles y Juveniles de Venezuela recibió en 2008 el premio Principe de Asturias por su maravillosa labor

El tenor Juan Diego Florez lo replica en Perú y lo multiplica con su programa de orquestas "Sinfonía por el Perú"

Necesitamos más gente creativa
que le encienda una luz en el tunel a los niños de todo el mundo,
si los encausamos antes de que se metan en problemas,
tendremos un mundo mejor
Gustavo Dudamel, considerado un "genio musical" es un joven de 33 años  músico y director de orquesta venezolano
dió sus primeros paso musicales dentro de ese sistema
Actualmente es director de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles,
la Sinfónica de Gotemburgo y la Sinfónica Simón Bolívar Aqui dirigiendo a la orquesta Simon Bolivar
 

3 comentarios:

Alondra dijo...

¡Eso espero! que se encienda la luz del túnel...
Amiga querida, espero que la salud, tranquilidad y amor te acompañen en estas fiestas.
Un abrazo desde este lado del charco con el afecto que las palabras hicieron nacer en todos estos años.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Cantares!!!

Me parece una maravilla lo que nos dejas, amiga.
Paso a dejarte mi cálido abrazo, mi gratitud y mi estima.
Felices fiestas desde mi corazón. Que el nuevo año te colme de inmensa felicidad. Besos a puñados.

Nieves dijo...

Esta entrada me llega al corazón, emocionada me voy, pero agradecida de que provocaras tanta emotividad con la música que elegiste.

Besos!