jueves, 13 de noviembre de 2014

CHARADA


Cuando jugamos nuestra farsa
Éramos como niños posando
Jugar esos juegos, actuando los nombres
Suponiendo que todas las partes hemos jugado
¡ Oh!, qué golpe le dió
Llegamos junto a cierre
Es el mejor en el proyecto de ley de los amantes
El amor se fue, queda la mascarada
El destino parecía tirar de las cuerdas
Me di vuelta y  te fuiste
Mientras que desde las oscuras alas
La caja de música jugado sonaba
Una triste serenata
Compuse la canción de mi corazón
La oigo todavía, yo siempre la oigo
Como el mejor  proyecto
el juego de los amantes
La farsa
Música compuesta por Henry Mancini

Hay una escena en la película donde Audrey vuelve de unas vacaciones felices de invierno y llega a su apartamento de París encontrándolo despojado de todo lo de valor. El piso desnudo y las paredes son todo lo que permanece. Su marido se había fugado con todos sus bienes mundanos. Ella entra en el apartamento débilmente alumbrado con su maleta e inspecciona la escena. Sus sentimientos son de tristeza, soledad y vulnerabilidad. Para mí, esto se tradujo en un pequeño vals Parisino triste. Con aquella imagen de Audrey en mi mente, fui al piano y en menos de una hora Charada fue escrito. Lo compuse para Audrey y Stanley. Ambos sintieron que era perfecto para la película, Johnny Mercer añadió su poesía, y la canción fue candidata a los Oscar ese año.

5 comentarios:

Sede Miuqse dijo...

mueves la memoria.

Besos y amor
je

Nieves dijo...

Me encantó esta película, y no hace mucho que la vi eh!
Siempre piensas en el cine del presente e intestas verlo casi todo, no hay que olvidar dejar un rato para estos clásicos, que son verdaderas joyas.

Besos!!

AnnAlic MeGa dijo...

No interesa el tiempo ... siempre perdurara lo que se expresa ... me pareció tan increible gracias por compartirlo

María A. Marín dijo...

Bueno, ahora que me la has recordado, la volveré a ver.
Gracias

Abuela Ciber dijo...

Una delas parejas de actores preferidos, pero parece mentira no vi esta pelicula!!!!!

La musica si fue siempre apreciada

Cariños