miércoles, 2 de julio de 2014

SINFONIA por el PERÚ, Juan Diego Florez ¡GRANDE!




Juan Diego Florez, un gran tenor, una persona inmensa

...
"Este es un proyecto de transformación social mediante la música, el niño con un autoestima increíble, que le da la música, se siente importante, ya no es un niño pobre, se siente capaz de vencer cualquier adversidad y por lo tanto es un mejor ser humano y un mejor ciudadano. Me siento muy orgulloso de tener esta orquesta, los coros y una escuela taller de luthería, y muy pronto abriremos una escuela para discapacitados” señaló Juan Diego Flórez en un momento del recital.

Ensayo:


Si cada uno aportara su granito de arena..

2 comentarios:

María A. Marín dijo...

Me ha iluminado el alma y me enriquece saber que hay proyectos como este.
¡Muy bien!

Abrazos

Bichita23 dijo...

Gran proyecto, creo que este sistema o muy parecido fue el que llevo nuestro Maestro Abreu, se traba de llevar la música a las escuelas populares y que dio como resultado a hombres como Gustavo Dudamel te dejo una reseña , creo que vale la pena porque parte del mismo principio: José Antonio Abreú
Fue en 1975 cuando fundó y dirigió la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil y la Fundación del Estado para el Sistema Nacional de las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela (FESNOJIV), que es una red de orquestas infantiles, juveniles y coros que involucra cerca de 500 mil jóvenes músicos.
Se trata de un método de educación juvenil innovador en el que la música es la principal vía para el mejoramiento social e intelectual. Tiene como su máxima expresión la Orquesta Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar fundada en 1979. Recibió el Premio Nacional de Música 1979 por su trabajo en El Sistema. Bajo la dirección de Abreu, El Sistema ha participado en programas de intercambio y de cooperación musical con países de todo el mundo.
Este sistema ha sido modelo para otros países de Latinoamérica, el Caribe, Norte America y Europa. Ha sido merecedor de reconocimientos nacionales e internacionales, entre los cuales destaca el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2008. Abrazos del alma