domingo, 4 de agosto de 2013

No se ve sino con el corazón



Lo esencial es invisible a los ojos...



El tiempo que perdiste por tu rosa hace que tu rosa sea importante.



- Hubiese sido mejor regresar a la misma hora – dijo el zorro.
– Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, ya desde las tres comenzaré a estar feliz. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. Al llegar las cuatro, me agitaré y me inquietaré; descubriré el precio de la felicidad ! Pero si vienes en cualquier momento, nunca sabré a qué hora preparar mi corazón... Es bueno que haya ritos.
-
CUANTOS DETALLES PARA TENER EN CUENTA

2 comentarios:

Verónica dijo...

Ana, precioso ese cuento.
Muchos detalles a tener en cuenta.
Besos, buena semana para ti.

azul dijo...

Siempre pensé que era para adultos, muchas cosas para hacerte pensar..

Besos