domingo, 19 de agosto de 2012

Bendición


Y entonces florecí
Un día en que diluviaba
viniste a iluminar mi vida como un rayo de sol
Y supe que eras la más bella,
la más dulce, la más tierna .
y te arrullé
Mis manos envolvieron tus deditos
Te habías hecho esperar tanto....
Cambiaste mi vida para siempre
Y algún día
si Dios quiere serás madre
Y arrullárás y cantarás
y te sorprenderás
-
Y yo estaré ahi, me veas o no
.


.
Divertite,
se feliz! .

3 comentarios:

Norma2 dijo...

Claro! aunque no siempre se puede.
Besosss

Eli Sosa dijo...

Hola, gracias por la visita a mi blog y el comentario, estas cosas nos levantan el ánimo, jijij. Me gusta tu blog, el tema con Joaquín Sabina es preciosooo!!!
Voy a seguir explorando por acá, saludos.

Anónimo dijo...

¡Hola! me quedo con la frase de la canción: "hay que engañar a la melancolía"...
Un abrazo querida amiga, por cierto ¿es tuyo el poema? sentí que era una dedicación que haría encantada a mis hijos. (Fdo. Alondra)