martes, 12 de abril de 2011

LA SOBERBIA DEL SANO

"Actuamos como si aquello que les pasa a los demás no nos fuera a pasar nunca a nosotros.
Nos equivocamos. Yo le llamo la soberbia del sano. Y yo la padecí hasta que me diagnosticaron el primer tumor"
Dr.A Jovell




Si has sido bendecido con una buena vida libre de desgracias y enfermedades, intentá abrir tu mente para entender que aquellos que sufren pueden ser tan buenas personas como vos y los tuyos, hacerlos sospechosos de portación de malos pensamientos causantes de enfermedades es cruel.
Ana-Cantares

13 comentarios:

FAIL dijo...

Hola preciosa, que gran verdad. La soberbia del sano, es algo real y que nos hace pensar a todos nosotros.

Muchos besos

Anjanuca dijo...

A mi una de las cosas que me revienta de esa, tan bien llamada soberbia del sano, es cuando oigo eso de: "Tú lo que tienes que hacer es no pensar en ello y ponerte bien". Qué fácil no pensar en ello cuando no se tiene.

Mira, me ha encantado esta entrada. Si señorita, me ha encantado.

Besucos.

la reina del mambo dijo...

Me ha encantado esta entrada, muy acertadas tus palabras.
Un beso

Montse dijo...

Inconcientemente, si estamos sanos damos consejos a quien parece alguna enfermedad, no creo que sea soberbia, bueno puede que para algunas personas si, pero , cuando doy algun consejo lo hago con cariño, y para dar animos. Estoy aprendiendo a darle la vuelta a todo,si una cosa es mala buscar el lado bueno, a base de golpes y puñaladas traperas voy aprendiendo. Ves Ana, a mi edad estoy aprendiendo muchas cosas y es la vida misma quien me las enseña¡Nunca es tarde!!Ahora siempre digo esta frase" A las penas puñaladas". Hoy pedi dia personal en el trabajo, me han hecho una mamografia, parece ser que estoy bien.Besitos.

AZAHARA dijo...

Creo que nos pasa un poco a todo hasta que lo sufrimos en nuestras carnes o en las de alguien muy cercano. Siempre las cosas les pasan a los demás, gran error, no estamos preparados y tendríamos que estarlo...

El hacer enfermería a mí me ha ayudado mucho a ser consciente de muchas cosas, un días estamos bien, y al siguiente en un hospital, es así.

Que buen post Cantares. Un besazo!

Alondra dijo...

¡Hola amiga! cuando era pequeñita un día llegué a casa diciendo: "a fulanita la castigó Dios por romperme mi muñeca, tiene sarampión..." mi abuela, sabia, como todas las abuelas, me dijo: ¡niña, no escupas p'rriba que te puede caer encima!... a la semana yo también tenía sarampión y en el encierro casero, mi abuela me explicó con muchos ejemplos la frase que nunca olvidé.
Besitos

Yomisma77 dijo...

Uff, si tener malos pensamientos fuese motivo de enfermedad ya nos habríamos extinguido todos sin excepción....

Que barbaridad!! cómo puede alguien creer o decir que las personas enfermas son malas o portadoras de malos pensamientos!! :( Aish!! estas cosas me ponen de humor tirando a enfado :(

Mi niña linda te estoy enviando muchísimo cariño y muchísima energía positiva :) sea lo que sea lo que te tiene mal espero que se pase muy pronto.
Te quieroooooo :)
SSMMUUAACC!!!!!

Balovega dijo...

Hola niña..

A veces no sabes acertar.. ahora estoy viviendo una historia .. ufff.. y la verdad .. a veces me faltan las palabras.. no se como actuar.. que decir.. es algo que uno que esta sano, no se puede imaginar por mucho que lo piense...

Un beso de buenas noches.. espero estés bien...

Manuel Sánchez Acero dijo...

Excelente reflexión pero ojalá no haya que sufrir enfermedades para entenderlas; Ojalá no haya que seguir padeciendo para comprender a los que padecen; Ojalá podamos ponernos en los ojos del vecino sin necesidad de arrancárselos para ver con ellos.

Un abrazo y muchisimo ánimo,

Manu UC.

Abuela Ciber dijo...

Bellisima reflexion.

Lástima que no todos pueden entenderlo, generalmente se apartan de la enfermedad y culpan al enfermo por no ser precavido.

Lo sé por experiencia propia.

Cariños

Pat.mm dijo...

ES terrible la ignorancia, la falta de empatía y la alegria con la que muchos sanos (o ricos,o poderosos,o inexpertos,o jóvenes - simplemente por ser jóvenes-) ignoran el sufrimiento de los demás. Creo que , desgraciadamente, aprender lo contrario requiere sufrirlo "en tus propias carnes":"golpe a golpe, verso a verso", como diría Antonio Machado.
Un beso,

Jo Grass dijo...

Qué gran verdad! A veces la ignorancia o el deseo de animar o dar cariño, como apunta Montse, no ayuda demasiado al enfermo porque es imposible ponerse en su lugar.

También hay mucha gente que ignora la desgracia ajena y se queda tan pancho, como dicen en mi pueblo.
¡Qué pena!

Afrodita dijo...

Excelente reflexión. "Actuamos como si aquello que les pasa a los demás no nos fuera a pasar nunca a nosotros".. que se puede remitir más allá de las enfermedades, discapacidades, desgracias, a la vida misma.