miércoles, 20 de octubre de 2010

Tolerar la Frustración



Los niños suelen hacer rabietas cuando no son satisfechos sus deseos.
A medida que crecen, con ayuda y guía de sus padres, aprenden a ser pacientes y a manejar sanamente la frustración entendiendo que no puede obtenerlo todo en esta vida.

Uno infiere que un adulto que se embarca en la tremenda empresa que significa legislar o conducir durante unos años el destino de un país, una provincia, una ciudad, tiene un grado de equilibrio y suficiente entrenamiento para enfrentar todo tipo de contingencias saliendo más o menos airoso de las situaciones que se le presenten y que saben posibles desde el momento que deciden aspirar al puesto.

Y sucede que cuando vemos que quien está al frente de tamaña responsabilidad, no puede tolerar la frustración,cosa que no es saludable, preocupa, angustia y resulta desconcertante.

Me daría cierta tranquilidad que las ocupaciones principales dejaran de pasar por berrinches y juegos infantiles y se centraran por ejemplo en el hambre, la salud, la educación el trabajo, solo para comenzar por lo que me parece más apremiante.

Me siento frustrada y sin embargo vea, no he usado un solo agravio.

Ana, Cantares


........
El psicólogo cognitivo Albert Ellis dice sobre esto: “mientras que la persona menos perturbada desea firmemente lo que quiere y lo siente de forma apropiada y se molesta si sus deseos no quedan satisfechos, la persona más perturbada exige, insiste, impera u ordena dogmáticamente que sus deseos se satisfagan y se pone exageradamente angustiada, deprimida u hostil cuando no quedan satisfechos”



...
La Tolerancia a la Frustración es: superar esa situación desagradable continuando con tu vida normal pese a la existencia de esa situación desagradable.

Tener baja tolerancia a la frustración, es tener sentimientos de cólera, de miedo o de tristeza al enfrentarse con el no cumplimiento de los deseos



La baja tolerancia a la frustración implica una sensibilidad excesiva hacia todo lo desagradable, el lado malo de cada situación se magnifica. Las personas que afrontan de esta manera su vida están malumoradas, agitadas, ansiosas, tristes, resentidas, humilladas o enfadadas con el mundo, muy a menudo. La única opción que ven posible es evitar a toda costa esos sentimientos que les causan ese dolor. Se sitúan en el ahora, en eliminar el malestar en el momento en que aparece en vez de centrarse en el bienestar que conseguirían a largo plazo si lograran tolerar la frustración.

http://lacomunidad.elpais.com/loitering-on-street-corners/2007/7/9/la-tolerancia-la-frustracion

6 comentarios:

estoy_viva dijo...

Hola Ana espero que te encuentres muy bien...
Sobre lo que dices..tu crees que hoy en dia hay muchos padres que rectifican esos enojos de sus hijos?, creo que los alimentan mas, dandoles todos los gustos, asi estan creciendo recibiendo que todo esta permitido, que no cuesta nada, todo es bueno para conseguir lo que quieren, mientras tengan unos padres que paguen todo es bueno...claro que despues vienen los problemas como ahora estamos viviendo las familias con la crisis economica, es cuando se crean un futuro de fustracion porque ya no pueden tener todo lo que quieren...
No digo que sean todos pero la mayoria asi suben...
Sigo en mi retino pero esto de internet ya me lo tomo mucho mas calmada con la salud mejorada.
con cariño
Mari

OPin dijo...

Perfecta entrada que haría extensiva a la sociedad moderna en general.
Muchos son los que no están preparados para manejar la frustración y termina realizando un manejo equivocado de la ira que lo demás debemos soportar.
Un cariño

noah dijo...

Un muy buena entrada, Cantares, deja ud. claras las prioridades,y tambien que pocos se salvan de la frustración, asi va el mundo.

Un abrazo y felicidades.

Thony Caro dijo...

HOLA ANA: MAGNIFICA LA ENTRADA...MANEJAR LA FRUSTACION ES MUY DIFICIL DE SOPORTAR...CREO QUE UNA AYUDA PROFESIONAL ES LA MAS INDICADA, SIEMPRE Y CUANDO LA PERSONA ESTE CAPACITADA PARA ACEPTARLA.-
UN BESO GRANDE

Alejandro Kreiner dijo...

Los adultos solemos disimular mucho mejor nuestros intereses que los niños, pero en el fondo somos igual de caprichosos.

Saludos.

Virginia Prieto dijo...

me gustó mucho, tiene que ver con mucho de lo que a cada uno nos pasa y no sabemos como manejarlo
muy bueno!
beso