miércoles, 19 de mayo de 2010

JUGAR



Soy de un tiempo en el que la niñez se respetaba.
Los niños tenìamos tiempo libre y jugabamos a gusto en el patio de la casa, el jardìn o la vereda.
Terminada la merienda y la tarea escolar, salìamos presurosos y las calles se llenaban de cantos y risas.
Si nos gustaba algùn deporte,los padres nos acompañaban sin presionarnos a competir y ganar.
Hoy hay niños estresados, con la vida llena de compromisos y presiones.
Es tan corta la infancia, es tan poco el tiempo del juego despreocupado, de cartas a los Reyes Magos y magia en libros de cuentos.
Esta es mi visiòn de la niñez en una ciudad inmensa.
---
Para quienes tengan interès en el tema, dejo un artìculo de un estudio en el que se puede observar que en los ùltimos veinte años, los niños perdieron DOCE horas de juego semanales .


A continuaciòn parte de la nota y la direcciòn para leerla completa.


Recuperar la magia de jugar

... Numerosos especialistas confirman que los espacios lúdicos funcionan durante la niñez como escuela de vida. Las ONG trabajan para que el derecho al juego sea realmente universal y para que los padres tomen conciencia de la importancia de su rol en esta tarea

En una época no tan lejana, baleros, barriletes, rayuelas, muñecas de trapo y payanas supieron ser los reyes de la gran selva de los juguetes. Las calles, veredas y plazas conformaban enormes patios de diversión donde los niños ponían a prueba su creatividad y cursaban, sin saberlo, una indispensable escuela de vida. La consigna era clara y natural para todos: los chicos se dedicaban a jugar.

Hoy, todos esos juguetes están guardados bajo llave en algún baúl del sótano y la mayoría de los niños no tiene el tiempo necesario para dedicarle al ocio, a no hacer nada, y en esa pausa, hacer lo que su esencia les dicta que es jugar libremente, sin consignas, soñar...

Por Micaela Urdinez
De la Fundación LA NACION
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1264413
Foto:Patricia Ramirez

17 comentarios:

Vir dijo...

soy de un tiempo similar
me llena de tristeza el tiempo de juego que se pierde... eso si que es algo imposible de recuperar
excelente el post
beso grande

Montse dijo...

Tambien soy de ese tiempo, en que podias salir a la calle a jugar, y las abuelas sacaban las sillas para hablar con las vecinas, mientras nosotros jugabamos , al escondite, saltar la cuerda, las gomas, canicas, veo veo,a las piedras, por aqui me han dicho, y por aqui me han contestado,... y tantos juegos más que ahora no recuerdo. BENDITA INFANCIA LA QUE VIVI..Hoy en dia los niños, salen del cole y van a realizar otros estudios fuera de clase, despues ,que si el ordenador o las maquinitas nintendo y demás, y la imaginación se va al carajo, porque todo lo tienen hecho, Nosotr@s, haciamos espadas con los colgadores de la ropa, pistolas con las pinzas de tender la ropa, y lo pasabamos genial, com poco eramos muy felices. Besitos.

Alijodos dijo...

Yo también soy de ese tiempo en donde el juego era el vehiculo que se utloizaba para aprender..no habia actividades extrescolares, ibamos al cole mañana y tarde, comiamos siempre en casa y si me tenia que levantar a las 6 a estudiar lo hacia...jugabamos a el guiso, la botella, el pilla pilla, el pañuelo...no existían video juegos ni mucho menos moviles para grabar a nadie..y si nos peleabamos al dia siguiente se zanjaba con un apreton de manos...eran otros tiempos..sin duda los mejores...un beso ana...

jose dijo...

Antes de nada...GRACIAS por tu beso de buenas noches...me hace sentir "importante" (¡qué tonta!).
Estoy recordando mi niñez, jugábamos a maestras, a vendedoras, a la cuerda, a la goma, a los cromos....uf!!! Qué belleza de tiempos. Ahora es distinto, mis hijos con el ordenador y las video consolas pasan las horas, pero siempre han encontrado momentos para jugar a lo de siempre, al menos hemos intentado no cargarles demasiado con extraescolares para que tuvieran "tiempo", pero al final "como casi todos"...Con las salidas de amigos siempre procurábamos jugar con ellos a nuestros juegos y no veas como se divertían...Quizá a nosotros también nos falta tiempo...quizá...
Un beso. Mari Carmen.

S. dijo...

Yo también soy de aquel entonces.Un besazo guapa

Cantares dijo...

Vir, si es imposible, una pena que nuestros chicos no tengan tiempo de jugar sin màquinas y sin competir. Besos


Montse, eramos felices con poco y la inocencia nos duraba màs tiempo. Una pena porque son tan pocos años.
Besotes


Alijodos, serìa fantàstico que nuestros niños pudieran jugar màs.
Besos


Mari Carmen :)
Por supuesto que los niños tienen extras porque los padres tienen màs horas fuera de casa y es un circulo vicioso. Que bueno que los tuyos pudieron tener tiempo de juegos "a la antigua" es sano.
Besos

S- era lindo!!! serìa bueno recuperar aunque sea una pequeñaparte de eso para los niños de hoy.
Besos

EriKa dijo...

Me trae buenos recuerdos la niñez, como quedábamos las amigas para jugar en la calle a la comba, al escondite, a la charranca...etc.
A veces me da un poco de pena ver como los niños de ahora no disfrutan así, con tanto ordenador y juegos, cuando no los dejo jugar más del horario marcado me dicen que se aburren,intento que pasen más rato con los amigos en la calle y no estén tan viciados con los juegos electrónicos pero es ir contra corriente, pues a todos sus amigos si los dejan.
Besitos.

Forbidden dijo...

Muy bueno lo que compartis con nosotros, gracias.

Jugar
una accion ligada a la niñez
donde el tiempo es solo para eso
aunque tambien gracias a ello podemos aprender en el jardin de infantes.
pero cuando tiempo le hemos dedicado a ello.
cierro los ojos y me veo embarrado luego de haber andado en bicicleta durante horas bajo la lluvia, la semana de carnaval donde corriamos para mojar a cuanta persona se cruzara en nuestro camino, en reuniones familiares o amigos de mis padres escucho cuando las anecdotas que han coleccionado durante años.

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

beker dijo...

Ciertamente se ha perdido gran parte del encanto que tenía el juego libre y creativo, cuando inventábamos cualquier cosa para entretenernos, cuando jugábamos a reir... besos amiga

AROBOS dijo...

Cada tiempo tiene su encanto.

AROBOS dijo...

Lo que pasa es que la nostalgia nos hace ver nuestra infancia con mejores ojos que la infancia de estos momentos.

Anjanuca dijo...

También soy de esa época de la que hablas Cantares. Y además crecí en un pueblo así que, se puede decir que, fui una niña silvestre y muy feliz.

Me da pena ver el poco tiempo que dejan a los niños de hoy para jugar pero más pena me da ver que sus juegos no son como los nuestros, para compartir con otros niños. Ahora juegan con máquinas que les hacen cada vez más solitarios, no saben compartir y divertirse en compañía. Los están aislando.

Me has llevado a mi infancia, gracias por ello.
Besucos.

PD: Ya tengo mi entrada del 25 ;)

Cantares dijo...

Erika, que lindo recordar los juegos de la niñez.
Muchas gracias.Besos

Forbidden,precioso! gracias.Besos


Beker, eso tambièn sucede por aquì y es una pena.
Muchas gracias! Besos


Arobos,por supuesto.
Esta etapa mìa tiene su encanto pero yo no hago el post por nostalgia, aquì en la ciudad de Buenos Aires ya no hay niños jugando en la calle, las competencias son para ganar medallas o contra una pc, se perdiò un enorme caudal del tiempo lùdico,se comparte menos con pares y segùn un estudio los peques juegan 12 horas semanales menos que hace 20 años.
Es mucho.
Besos

Vagabundo dijo...

Buenas noches a tod@s:

Este post podría haberse llamado nostalgia, porque coincido con vosotros en la sana y noble infancia de esos días, en los que también me incluyo, sólo se necesitaba una buena dosis de entusiasmo, motivación y compañerismo; donde el futbol no consistía en tener una adidas y un buen balón homologado.Nos valía incluso una simple garrafa vacía; donde ni había maquinas ni series televisivas; si acaso unos cuantos cromos, chapas y unos cantos rodados, pues el barro, la hierba y el agua ya vendrían por sí solos.
Era un aprendizaje efectivo y social donde las peleas eran nobles y sin rencores, pues como mucho al día siguiente se estrechaban vínculos de nuevo. Había vecindad, griterio, colaboración y mucho apoyo general; cosa que hoy día echo en falta muchísimo.

Saludos

Pati dijo...

Pues mi secreto para mantener aquella época fue madurar tanto, tanto, que nunca dejé de ser un niño :D

No dejamos de jugar porque nos hacemos viejos: Nos hacemos viejos porque dejamos de jugar.

Cantares dijo...

Hola guapo!!!
jajaja Pati, en alguna parte de mi, cohexiste la niña que fuì con la adulta que soy.
Lo preocupante es que los peques de ciudad cada vez tienen menos niñez, nosotros zafamos.
No se como repercutirà en ellos la falta de ño lùdico.
Besotes

日月神教-任我行 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.