miércoles, 24 de febrero de 2010

?



Nos conmueven las desoladoras imàgenes de un paìs lejano, por supuesto necesitan ayuda, no lo niego ni digo que no los ayuden.
Solo pienso en voz alta y escribo.
Sentarìamos a nuestra mesa una criatura encontrada en la calle sucia y hambrienta?
Le alcanzarìamos un pan,algo de abrigo? o ya lo condenamos...
Es màs enternecedor el dolor lejano?

16 comentarios:

Susana dijo...

Para la gente, por desgracia, les es más fácil sufrir pena por las desgracias lejanas, ajenas, exóticas... pero prefiere cerrar los ojos a las desgracias de casa, las cercanas, las que ven todos los días. Ese tipo de desgracia les incomoda, es más, les resulta una inconveniencia.

Así de triste e injusto es el mundo.

Anjanuca dijo...

Buena reflexión Cantares. ¿Sabes? escuchando estos días los gritos de ayuda para Haití (gritos que creo justos) me he acordado de muchos otros lugares que parecen olvidados y que no están en mejor situación. Lugares como la región del Chaco donde los pueblos indígenas mueren de hambre y enfermedad. ¿Necesitan un terremoto o una riada para que se les escuche?

Besucos.

Cantares dijo...

Susana, desarrollè una profesiòn relacionada con la niñez, este post quiere provocar,sè que hay muchas personas que prefieren mirar hacia otro lado o donar por telefono con su tarjeta de crèdito y asì tranquilizar la conciencia, a ver si solo uno hoy se detiene y le entrega un alimento a un chiquito...... siempre duele pero hoy, por algo que vi...hoy siento mucha impotencia... Besos

Cantares dijo...

Anjanuca, ay!!!! en el Chaco... Catamarca, Jujuy.... aquì nomàs, Barracas, La Boca, Constituciòn, Retiro, Lugano.... y en cada calle y cada vez son màs... hoy arrastro el alma. Besos

Forbidden dijo...

Lamentablemente vivimos en sociedades, que les cuesta mirar las necesidades de la persona que tenemos al lado y muchas veces esas personas rompen el silencio para decirnos que les pasa y como si nada siguen con su vida sin detenerse ni un minuto a pensar.

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

AROBOS dijo...

Tienes mucha razón en esa reflexión que haces. A veces nos preocupamos por lo que ocurre lejos, y miramos con desprecio las necesidades de personas que tenemos al lado.

(Hoy me he acordado de ti mientras compraba el último disco de Serrat, por aquello de que el nombre de tu blog lo debes a él y a Machado.)

Beatriz dijo...

Tengo un amigo misionero en Brasil que decía siempre que llegando navidades, la gente "limpia" su conciencia con donativos y ayudas al "tercer mundo" pero que la mayoría de esa gente, si tiene algún vecino con problemas o se encuentra con gente pidiendo en las calles, mira para otro lado.
Por otra parte tambien conozco gente que trabaja dia a dia para ayudar a los de alrededor, afortunadamente....
Un beso. Bea

azul dijo...

Pues si...hace poco subias un post sobre la pederastia...que se hicieron entradas en contra ...que está muy bien y decias que lo más importante era que los padres estuvieran pendientes de sus hijos...

Sentada desde mi silla soy muy buena hablando de lo que debe o no debe hacerse ..pero hasta que punto me mojo?


Es más comodo enviar dinero, claro está que tampoco es cuestión de coger un avión e irse al sitio en cuestión no estoy hablando de ello ...

Pero como dices la miseria, pobreza o males cercanos...verdaderamente hago algo?

No hablo de nadie...eh simplemente me has hecho reflexionar sobre mi misma...

Cortito pero buena entrada

Un beso

ANTARES dijo...

muy buena reflezión da que pensar....un beso

estoy_viva dijo...

No hay que ir muy lejos en nuestras ciudades cada dia hay mas,...soy una persona que si me piden comida, los llevo a restaurante para que coma, intento buscarle soluciones para que salga de la calle, pero meterlos en casa tengo que antes saber si es cierto, Ana hay organizaciones que ponen personas para pedir, etc... hay que tener mucho cuidado con ellos por eso hay que ser precavidos...

Prefiero colaborar con caritas aportando cada mes comida para que sea repartida por las personas mas necesitadas.
Con cariño
Mari

S. dijo...

No estremece el país lejano y no el nuestro.
Un besito

Lola Mariné dijo...

No puedo estar de acuerdo con el tono reprobatorio de este post.
Creo que quien se conmueve con el dolor ajeno lo hace con el lejano y con el cercano, pero ninguno de nosotros somos tan poderosos como para llegar a todas partes y ayudar a todo el mundo. Aun así,hacemos lo que podemos.
Un abrazo.

salvadorpliego dijo...

No siempre ocurre asi. Pero sucede.

Un placer leerte. Saludos.

Cantares dijo...

Forbidden, coincidimos.Besos


Arobos, es lo que leo y escucho,mucha preocupaciòn por lo lejano....çGracias por el recuerdo.Besos


Bea, a eso me referìa. Besotes


Azul, siempre es bueno reflexionar, se que si ves hambre das un alimento, pero son tantos hambrientos, gracias. Besotes


Antares, gracias.Besos


Mari, no es cuestiòn de entrar desconocidos a nuestras casas, esa frase la puse porque escuchè y leì hasta el hartazgo "me traerìa esos niños a casa" como que con la intenciòn ya està.Y en la calle el hambre camina a nuestro lado.
No es hacia vos querida amiga.Besos


S. las imagenes son estremecedoras lo sorprendente es que no se nos mueva un pelo con la miseria a nuestro lado. Besos


Lola, no tengo dudas que son muchos los que colaboran con lo que pueden y no miden si quièn necesita es de aquì, allà o acullà, yo me refiero a los que se razgan las vestiduras por el hambre de Haitì y luego pasan sin ver al lado de niños hambrientos.
Soy una convencida que la soluciòn de fondo la deben aportar los gobiernos,ellos tienen el poder y los recursos, pero la sociedad en forma individual puede aportar lo suyo.
Gracias por dejar tu opiniòn.Beso

Yomisma77 dijo...

Ana, llevas razón, no hace falta irse muy lejos para ver el gran número de personas que pasan necesidades.

Es inevitable que nos afecte más una tragedia tan grande como la de Haití porque el número de dannificados es tremendo y se produce en un instante.


Ojalá y pudiese ayudar a más personas cercanas pero como no puedo priorizo mi ayuda lo mejor que puedo y la destino a los que sinceramente creo que la necesitan mas urgentemente.

Me entristece muchísimo ver a niños pequeños pidiendo en la calle y no poder hacer nada y lo peor es que cuando les ofreces comida la rechazan porque sus padres lo que quieren es dinero :(

Es una situación muy triste que he vivido mas de una vez en mi ciudad.

Un abrazo muy grande y gracias por compartir estas reflexiones tan profundas.
Pili :)

Cantares dijo...

Gracias Pili, sì hay de todo, yo les doy comida y una vez hubo una niña que me la rechazò, por eso no voy a tener un mal concepto de todos.
Insisto, va dirigido a un grupo que habla, habla, y no deja de hablar de todo lo que harìa en beneficio de los nilños de Haitì, como si no hubiera hambre en todas partes.
Se de mucha gente que ayuda silenciosamenbte y no malinterpretò este post.
Como no lo malinterpretaste vos. Besos